UNA ESCUELA DONDE SER

La Vaca Peluda somos una Escuela Viva con gran influencia del enfoque Reggio Emilia. 

Nuestro objetivo es ofrecer a los niños un espacio donde aprender, y donde ser y estar.

Somos respetuosos con los tiempos naturales y con los procesos individuales. Ofrecemos a los niños un espacio donde se sienten queridos y respetados para construir su autonomía, sus conocimientos, sus experiencias y su propia personalidad. 

Confiamos en el niño y por eso permitimos su crecimiento de acuerdo con su propio ritmo, entendiendo su capacidad para dirigir su aprendizaje, siempre desde la aceptación, el cariño y el respeto.

EL ENFOQUE REGGIO EMILIA 

Los maestros y educadores

Nosotrxs; educadorxs, maestrxs y guías, somos generadores de oportunidades, pero no somos transmisores de conocimientos sino guías y acompañantes. Regulamos los espacios y los acompañamos en su proceso emocional y evolutivo. 

Familias

Las familias sois un pilar importante en la escuela. Ofrecemos a los niñxs y a las familias un espacio para poder ser y estar, un espacio en el que acompañamos los procesos de vuestros hijos e hijas conjuntamente con vosotrxs.

El ambiente

Damos importancia al ambiente como interlocutor educativo.

Los espacios deben ser acogedores y estar proyectados para la escucha. Deben ser significativos, amables y estéticos.


 LOS CIEN LENGUAJES DEL NIÑO

Loris Malaguzzi


El niño está hecho de cien.
El niño posee cien lenguas
cien manos, cien pensamientos
cien formas de pensar, de jugar y de hablar.
Cien siempre cien,
maneras de escuchar,
de sorprender y de amar,
cien alegrías para cantar y entender
cien mundos para descubrir
cien mundos para inventar
cien mundos para soñar.


El niño tiene cien lenguajes
(y más de cien, cien, cien)
pero le roban noventa y nueve.
La escuela y la cultura
le separan la cabeza del cuerpo.
Le dicen que piense sin manos
que haga sin cabeza
que escuche y que no hable
que entienda sin alegrías
que ame y se maraville
sólo en Semana Santa y en Navidad.
 


Le dice:
que descubra el mundo que ya existe
y de cien le roban noventa y nueve.
Le dicen
que el juego y el trabajo,
la realidad y la fantasía,
la ciencia y la imaginación,
el cielo y la tierra,
la razón y el sueño,
son cosas que no están juntas.
De hecho le dicen
que el cien no existe.